Descalcificador de agua casero: paso a paso

  • Descalcificador de agua casero: paso a paso

    Descalcificador de agua casero: paso a paso

    Hoy vamos a explicaros cómo hacer un descalcificador de agua casero paso a paso. En muchas viviendas, adquirimos el agua directamente de un pozo o nos llega a través de la red de abastecimiento general pero con una gran cantidad de calcio que provoca problemas en los electrodomésticos, un sabor un tanto malo en el agua, las manchas posteriores en los elementos que lavamos o fregamos utilizando este agua, además de poseer una dureza que es un tanto molesta cuando nos duchamos. Vamos a ver como para solucionar todos estos problemas, lo podemos hacer de forma casera.

    Agua con cal

    Estos problemas que hemos comentado anteriormente, se producen por la elevada cantidad de cal que posee el agua que llega hasta nuestro hogar. De esta manera, quitar la excesiva cal que contiene el agua, se convierte en una ardua tarea que generalmente se realiza mediante elementos prefabricados y químicos.

    El agua con cal no es nociva, sin embargo, los inconvenientes causados por su composición convierten tareas cotidianas en tareas más complicadas de realizar y, en algunos casos, nos obligan a comprar agua embotellada para nuestro consumo al no poder beber de este tipo de agua.

    Descalcificador de agua casero

    Para descalcificar el agua que accede a nuestra casa, la única solución es realizar un intercambio químico, sin embargo, os explicaremos cómo conseguir que este intercambio se produzca de manera natural con elementos provenientes directamente de la tierra.

    En primer lugar deberemos conseguir dos depósitos (más un tercero donde acumularemos el agua sin cal que consumiremos en nuestra vivienda). Los depósitos pueden ser de plástico, de hormigón o prefabricados, pero deberemos tener en cuenta el consumo diario de agua para dimensionar estos elementos.

    Posteriormente conectaremos el primer depósito con el segundo y el segundo con el tercero a través de unas llaves de corte situadas en la parte inferior de los mismos. Estas llaves de corte, además, estarán conectadas a un elemento que permita su cierre en caso de que el nivel del agua alcance el máximo elegido por nosotros.

    En el primer depósito, colocaremos un elemento en forma de cuello de botella que obligue al agua que procede del exterior a pasar por él antes de llegar a la llave. En este elemento con forma de cuello de botella, el agujero realizado para permitir el paso del agua, deberá tener una esponja y una lija que harán las veces de un primer filtro para el agua. Este filtro deberá ser revisado cuando notemos que el agua vuelve a salir por los aparatos sanitarios con mucha cal.

    El agua filtrada en primera instancia, llegará al segundo depósito. En este depósito, no encontramos con otro elemento como el anterior, un cuello de botella con un hueco “tapado” con una esponja y una lija, y con grava hasta cubrir este elemento, y zeolita desde ese nivel hasta la parte superior por donde accede el agua. La zeolita realiza el intercambio químico de forma natural que hemos comentado, intercambiando la cal que se encuentra en el agua por la sal de la zeolita. Posteriormente, el agua continua su decantación a través de la grava y pasa un último filtro como hemos comentado.

    Por último, el agua sale a través de la llave para llegar al depósito desde donde el agua acometerá directamente a la vivienda.

    Comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

    Los comentarios están cerrados.