¿Qué es un pozo ciego?

  • ¿Qué es un pozo ciego?

    ¿Qué es un pozo ciego?

    Para todos aquellos que os estáis preguntando qué es un pozo ciego, hemos desarrollado una entrada en la que explicaremos los pormenores de este tipo de instalaciones. Saber en qué consiste este elemento, la forma correcta de realizarlo, la manera adecuada de mantenerlo o su funcionamiento, nos ayudará a tener una instalación en las mejores condiciones posibles para un elemento que puede darnos verdaderos quebraderos de cabeza en caso de no ser así. Continúa leyendo este artículo y conviértete en un auténtico especialista.

    Un pozo ciego

    Un pozo ciego es un vaciado en forma cilíndrica realizada directamente sobre el terreno y cuya superficie vertical, es decir las paredes, están perforadas. Un pozo ciego recibe las aguas negras provenientes de la residencia adyacente. Mediante este proceso de realización, el pozo ciego filtra el agua a través del terreno y retiene los deshechos sólidos hasta su descomposición mediante el efecto bacteriano. Cuando realizamos un pozo ciego, debemos tener en cuenta sus dimensiones, por este motivo, el tamaño máximo de su profundidad está determinado por el nivel freático. En caso de que el pozo llegue hasta este nivel, el agua de la zona se verá contaminada.

    El pozo ciego es una instalación que podemos encontrar en muchas viviendas que fueron construidas en el pasado. Sin embargo, una vez comenzado el siglo XIX, y para evitar posibles transmisiones de enfermedades, se crearon un determinado número de leyes ambientales que limitaban la construcción de estos elementos. Sólo era posible su desarrollo en aquellos lugares donde no existiera alcantarillado, y para ello, debían contar con una cámara séptica donde acometían las aguas negras y se producía la decantación de los deshechos sólidos. Una vez decanta ésta, el agua continua su camino hasta el pozo ciego, donde llega sin apenas contaminación de carácter sólido. La diferencia entre la cámara séptica y el pozo ciego reside en que la primera debe ser desarrollada mediante materiales impermeables y una vez alcanzado el límite de su capacidad ha de ser vaciada.

    Cómo se construye un pozo ciego

    Construir un pozo ciego no es una tarea complicada, sin embargo, debemos tener en consideración una serie de elementos para que éste cumpla con su función perfectamente. Si bien es cierto que en la mayor parte del territorio español este tipo de construcciones está totalmente prohibida, lo primero que debemos hacer es pedir los permisos municipales pertinentes para comenzar las obras. En caso de encontrarnos en una zona rural, en la no llega el sistema de alcantarillado, podemos tener alguna posibilidad de que nos permitan la ejecución, sin embargo, la mayor parte de las veces nos requerirán una fosa séptica química debido a su mayor seguridad e higiene.

    En caso de contar con la aprobación de las autoridades competentes, debemos tener en cuenta una serie de consejos para construir un pozo ciego:

    Es importante no realizar la operación sólo. Lo más aconsejable es contar con la ayuda o la presencia de algún técnico o especialista, pero si no tenemos la oportunidad, al menos deberemos estar acompañados de otra persona en el caso de que ocurra algún problema durante el proceso.

    Antes de poner a excavar debemos analizar cuál es la mejor situación para el pozo, teniendo en cuenta la situación de la vivienda, la orientación del aire, los desniveles y la composición del terreno. Todo esto afectará a nuestra vida diaria, con lo cual una buena planificación es la mejor solución para evitar posible imprevistos.

    Tanto la inclinación del terreno como la profundidad del pozo deben ser estudiados con minuciosidad. La inclinación debe permitir que el agua circule de forma natural sin una velocidad excesiva y sin permitir el estancamiento de la misma. Y la profundidad no debe alcanzar el nivel freático, como hemos explicado anteriormente, ni debe ser tan pequeña que pueda taponar la entrada del agua a través de la conexión con la vivienda.

    El diámetro mínimo para un pozo ciego es de un metro. La única medida que permite que la persona que trabaja en su construcción acceda al interior para colocar los ladrillos o piedras que formarán las paredes es este diámetro o uno superior. Además, en el futuro, si tenemos algún problema, será mejor poder acceder al pozo con comodidad para trabajar en él y no estar desde el exterior.

    Las profundidad está determinada por dos factores. En primer lugar el nivel freático. Y en segundo lugar, la capacidad portante del terreno. Esto significa que la profundidad será la adecuada para que el agujero no se hunda y las paredes vuelvan a taparlo. Todos los terrenos tienen una capacidad para permitir su apertura sin llegar a derrumbarse.

    Las paredes deben ser recubiertas con ladrillos o piedras, dejando huecos entre ellos para que los líquidos se filtren al terreno. Si hacemos un pozo impermeable no cumplirá con su objetivo.

    Por último, se colocará una tapa, generalmente de hormigón para evitar la salida de olores, y se tapará con tierra.

    Comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

    Los comentarios están cerrados.