Tratamiento de aguas residuales: concepto y claves

  • Tratamiento de aguas residuales: concepto y claves

    Tratamiento de aguas residuales: concepto y claves

    A menudo nos preguntamos cómo se realiza el tratamiento de aguas residuales: concepto y claves. Qué pasa con ese agua, dónde va, cómo llega, tiene algún uso posterior, termina en algún lugar natural y lo acaba estropeando… pues bien, todas estas preguntas son las que trataremos de responder en nuestro siguiente artículo para que tengáis una idea precisa sobre el tratamiento de aguas residuales en la zona en la que os encontráis.

    Tratamiento de aguas residuales

    Las aguas residuales se someten a un proceso de depurado a través del cual se eliminan todas las sustancias nocivas presentes en ella, físicas, químicas y biológicas, mediante procedimientos físicos, químicos y biológicos. Este proceso trata de producir un agua que sea nuevamente utilizable en elementos naturales, nunca para el consumo, y que sea el propio entorno el que termine de realizar esa depuración.

    Los tratamientos de aguas residuales pueden realizarse en el mismo lugar donde son producidas, la vivienda, institución o edificio público, o bien pueden ser conducidas hasta una planta de tratamiento municipal a través de la red de alcantarillado municipal. Una vez allí, el proceso comienza por separar los elementos más grandes y sencillos de separar, que son los sólidos de gran tamaño, y el agua discurre a través de unas tuberías, filtros y depósitos que van realizando una limpieza más exhaustiva de la misma. Por esta razón, los tratamientos se denominan con los nombres de: tratamiento primario, para la separación de sólidos, tratamiento secundario, donde se elimina la materia orgánica disuelta en el agua, y tratamiento terciario, que consiste en procesos adicionales.

    Procesos del tratamiento

    Como hemos comentado anteriormente, el tratamiento se divide en tres etapas: tratamiento primario, tratamiento secundario y tratamiento terciario.

    El tratamiento primario es un primer proceso mediante el cual se eliminan los sólidos que aparecen en el agua, tales como: aceites, grasas, arenas y sólidos gruesos. Se realiza con maquinaria y está compuesto por cuatro fases. En primer lugar se realiza un cribado en el que botellas, bolsas, palos… son eliminados mediante un filtro metálico que solo deja pasar el agua. En segundo lugar, se realiza la remoción de arena, conocida también como escaneo o maceración. Mediante una composición de arena y piedras, y el control de la velocidad del agua, se permite que los sólidos que permanecen en el agua se adhieran a estas y se retiren con facilidad. A continuación, el agua sin abrasivos es conducida a través de unas pantallas para eliminar el material flotante y material grande como trapos, u otros elementos como maíz. Por último, se realiza una sedimentación en unos tanques circulares o rectangulares que permiten el depósitos de los sólidos fecales en el fondo del mismo y la separación de la materia flotante como grasas o plásticos.

    Después, se realiza el tratamiento secundario para degradar el contenido biológico que aún se encuentra en el agua debido a los desechos orgánicos provenientes de desechos humanos, residuos de alimentos, jabones y detergentes. Para ello, el proceso comienza con un desbaste, donde el agua se conduce a través de una serie de mallas. En segundo lugar, mediante oxígeno, se realiza un tratamiento sobre el agua denominado fangos activados o lodos activados. Después, las camas filtrantes o camas de oxidación, rocían con un compuesto mediante coque y caliza el agua para separar los elementos residuales. Más tarde, el agua es llevada hasta unas pequeñas placas rotativas donde se crea un flóculo biótico que proporciona el subtrato requerido. El siguiente paso es el reactor biológico de cama móvil, donde se realizan una serie de procedimientos para que se adjunte la biomasa al agua tratada. Casi al final del proceso, el agua residual realiza un recorrido a través de filtros aireadores biológicos y reactores biológicos de mebrana. Y por último, para retirar los flóculos biológicos creados en el filtro, se realiza una sedimentación secundaria.

    La última fase, la del tratamiento terciario, aumenta la calidad del agua hasta el estándar requerido antes de evacuarla al mar, río, lago, campo… que haya sido permitido por la municipalidad. Para llevar a cabo este proceso, se realiza una filtración con arena y carbón activado en primer lugar. El proceso conocido como lagunaje se realiza a continuación. Posteriormente, se somete el agua a humedades artificiales para mejorar su composición biológica y se realiza la remoción de nutrientes. Finalmente, se realiza una desinfección para que el número de organismos vivos que se encuentran en el agua sea el menor número posible.

    Comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

    Los comentarios están cerrados.